jueves, 15 de noviembre de 2012

Historia de amor, locura y arte

Auguste Rodin & Camille Claudel

Esta semana se cumplieron 172 años del nacimiento del francés Auguste Rodin, considerado el primer escultor moderno.Contemporáneo del impresionismo, desterró la idea clásica de estatua rompiendo con los cánones establecidos en la escultura y abrió las puertas de la modernidad gracias a su concepción del arte.
La trayectoria artística de Rodin  tuvo sus idas y venidas, con querellas por motivos técnicos y escándalos moralistas, pero su biografía personal tampoco tiene desperdicio.Y hoy quiero compartir con ustedes su historia de amor con Camille Claudel, a quien el llamaba la mujer de su vida.
El arte los unió: Camille era una prometedora escultora con grandes y llamativos ojos verdes que, a los 20 años, logró el apoyo de su familia para comenzar a trabajar en el taller en el que también estaba el que más tarde sería, además de su mentor, su amante: Auguste Rodin.
 El viejo maestro comienza un idilio con la joven, vigilando con recelo y temor su habilidad técnica con la escultura. La artista habría podido destacar por sí misma, pero entonces resultaba inconcebible que la discípula llegase a ser mejor que su maestro. Rodin le permitió participar en muchas de sus grandes esculturas. Camille contaba que él se aprovechaba de ella, que las obras que presentaba como propias eran producto de su talento menospreciado.
La relación duró casi diez años. Y los ataques de celos y peleas fueron públicos y constantes. Él, casado, nunca se planteó dejar a su esposa, al igual que tampoco quiso hacerlo con la otra amante "estable" que ya tenía.Camille quedó embarazada pero Rodin tampoco cambió de opinión. Ella abortó y los celos, degradaciones y presiones terminaron por romper su relación y llevaron a Camille a perder por completo la cordura.
Camille tuvo el peor final, terminó encerrada en el sanatorio psiquiátrico de Montdevergues durante 30 años. Allí murió sola. Abandonada por todo el mundo, incluida su familia.
Entre la correspondencia de Rodin  hay una carta dirigida a Camille en la que él deja por escrito la promesa, mil veces rota, de que ella sería la única mujer en su vida.
Si se quedan con ganas de saber más, esta historia de amor también tiene su pelicula: La pasión de Camille Claudel, protagonizada por Isabelle Adjani y Gerard Depardieu como Rodin.

30 comentarios:

  1. TREMENDA historia,(tremendo artista y h de p este Rodín!!!) conocía algo de la historia pero no ví la peli, anotadísima Maru!!!! (cuantas historias de minas grosas "aplastadas" por cuestiones de machismo y culturales debe de haber, no?) besotes!!!!

    ResponderEliminar
  2. Como me gustan esas historias complicadas!

    Besito enorme!

    ResponderEliminar
  3. tumultuosa historia de ¿amor?en todo caso me ha fascinado.

    ResponderEliminar
  4. Belle Camille...cuando estuve en el museo de Rodin en Paris, recorde esta triste historia... lo que pude ser precioso; talento y amor, se convirtio en indiferencia y egosimo.
    No se si a ti te pasa...a veces conocer lo personal de una persona a la que admiras por su talento como Rodin, se convierte en subir una gran cima.

    Besos y gracias por traernos tantas cosas bonitas del Arte :)

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo la película...y también recuerdo que flashee mal con el personaje de Camile y esa historia de amor. Lamento que ella no se haya despegado de esa relación y admiración/odio por su maestro/amante para ser una artista más destacada de lo que es y fue.
    Un poco me remite a Lola Mora...no sé, como que destaco que sean mujeres que nacieron en la época equivocada...o no? beso!

    ResponderEliminar
  6. Pobre Camille...
    Me ha encantado leer la historia.
    gracias!
    Bss,Carmen

    ResponderEliminar
  7. Miralo vos... Y yo que me lo hacía de piedra y pensante al tipo. Muy interesante historia. ¡Y qué buena recomendación la de la peli, Maru! Me encanta Depardieu: voy a tratar de verla.

    Besos y gracias!

    ResponderEliminar
  8. wow que historia Maru esta no me la sabìa pero que mal de Rodin no darle el credito que se merecia pero asì era entonces... las mujeres no valìan nada la historia me recuerda a la de Juana La Loca...

    ResponderEliminar
  9. Me guardo mi opinión sobre Rodin como persona, ya te imaginás la que será.
    Besoss

    ResponderEliminar
  10. Una historia muy complicada que desconocía, me apunto la película Marú!! como siempre es un placer pasar por aquí y empaparse de tanta sabiduría.

    Muchos besos corazón.

    ResponderEliminar
  11. Vaya culebrón! Como tantas y tantas mujeres artistas, su trabajo (o mejor dicho su nombre) quedó en el olvido. Me parece tannnn injusto!!!!!

    ResponderEliminar
  12. qué emotiva, pauvre Camille.
    De la peli no sabía, y cuando leí Camille me acordé de una parte en Medianoche en París donde Owen escucha a la ex primera dama francesa hablar de esa historia.

    El museo Rodin es una locura, las obras que hay no te caben en la cabeza.

    ResponderEliminar
  13. Historia repetida en la época, no? y lamentablemente bastante posterior, también.
    Besito Maru!

    ResponderEliminar
  14. Ohhhh ohhhh ohhhh sin duda, una de mas mayores historias de amor dentro del mundo del arte.... ohhhhh, ohhhh sublime.

    ResponderEliminar
  15. Wow!! pero por supuesto que veré la película, que triste historia. Era muy bella, en la foto se le nota es a mirada nostálgica que hace resaltar su belleza. Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Peliculón, qué historia, muy buena la recreación.
    Siempre un placer pasar por acá, beso grande !!

    ResponderEliminar
  17. Maru creo que las mujeres somos capaces de las mayores estupideces por amor...incluso por amor no correspondido...no creo que ningún hombre renuncie a su propria gloria por el amor a una mujer...¿por qué será?...
    No conocía la historia de Camille...pobrecilla... quizá El Pensador nació de su mente...nunca lo sabremos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. No conocía la peli, pero durante la carrera nos hablaron de la relación que mantuvieron ambos e investigue un poco más por curiosidad. Desde luego una relacion nada facil, aunque el como artista que es lo importate es impresionante

    ResponderEliminar
  19. Una historia tremeda, por que será que los grandes genios siempre acaban teniendo unas historias de amor tan truculentas, creo que tienen un ego tan grande que son incapaces de pensar en nadie mas que en ellos mismos, y las personas que están a su alrededor les admiran tanto que son incapaces de ver la realidad.

    Raquel

    http://raqueljimenezbisuteria.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  20. Es común que los artistas tengan vidas truculentas. Esta no es menos.
    Pobre Camille! No ha tenido el mejor final.

    ResponderEliminar
  21. Ya conocía esta terrible historia y me ha gustado volver a recordarla.
    Gracias y u abrazo

    ResponderEliminar
  22. me ha encantado tu historia, claro que buscare mas de ella, gracias por las referencias, siempre me gustan tus blog

    ResponderEliminar
  23. Una historia apasionante! Me encantaría ver esa peli!!!
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  24. Hola Maru! Esta historia siempre me ha resultado fascinante, Ella tan guapa y con tanto talento y se enamora de un viejo mujeriego que le robaba su arte y al final se vuelve loca de amor!! Sabes que además de la peli también se hizo un musical en los 90? Besos

    ResponderEliminar
  25. Pobrecita Camille...tal vez era tan genial como el propio Rodín...lo que hace el egoísmo...Como me gusta saber de los grandes genios del arte como seres bien humanos!Gracias,Maru!X estas historias de amores y desamores...
    Beso!

    ResponderEliminar
  26. el tipo era un guacho!!! pobre camille!
    voy a buscar la peli Maru
    GRACIAS , BESOTES!

    ResponderEliminar
  27. turro
    pobre Camille
    no se si quiero ver la peli,
    si, pero no!

    ResponderEliminar
  28. No tiene desperdicio, cada vez que la leo siento como una especie de atracción fatal por saber más, que complejos somos
    Un abrazo
    Yolanda

    ResponderEliminar
  29. La excelencia siempre tiene un precio... pero quizás el de Camille fuera excesivo?

    Besazo!

    ResponderEliminar
  30. Que decepción conocer estas fascetas oscuras de artístas que uno podría imaginar seres sensibles. Mi solidaridad con Camille. (maldito conocimiento!)

    ResponderEliminar